Después de una excitante jornada llena de actividades, relájese en el salón junto a la gran chimenea de leña. Momentos para recordar las anécdotas del día y hacer planes para el resto de las vacaciones.

Sienta el sol en la terraza del bar mientras toma un aperitivo o vea caer la nieve desde detrás de los amplios ventanales.
Instantes de magia…